Inicio


Con el propósito de contar con más y mejores herramientas a la hora de atender a personas con discapacidad auditiva.

Un curso de lengua de señas realizaron 20 funcionarios municipales que se desempeñan en la atención a público. Una iniciativa que surgió de los propios trabajadores con el objetivo de avanzar en el logro de un municipio más inclusivo.

Los participantes del curso fueron personas pioneras y dispuestas a ser agentes de cambio. Si bien la idea surgió por parte de la Dirección de Desarrollo Comunitario, como una forma de mejorar la atención a vecinos y vecinas en la adquisición de mejores y mayores herramientas para una atención inclusiva, luego se fueron uniendo otros departamentos municipales.

Jessica Agurto, directora de Dideco dijo “que se ha cumplido y superado nuestras expectativas, dado que estos alumnos ya quieren un curso más avanzado y lo mejor, que estamos con una lista de espera puesto que quedaron afuera, al ser cupos limitados por el carácter del curso que requería módulos personalizados”.

Gustavo Salinas, es intérprete en lenguas de señas y participó junto con Ricardo Hidalgo Morales, instructor sordo a cargo del curso del Círculo de Sordos de San Felipe. “Como comunidad de personas con discapacidades auditivas vemos que las leyes de inclusión no llegan a ellos, sobre todo en relación al acceso a la información; este es un idioma como cualquier otro, y aprenderlo es importante para que podamos avanzar como sociedad a un país más inclusivo”.

Verónica Gallardo, asistente social de la Municipalidad participó del curso con una muy buena experiencia. “Para nosotros fue enriquecedor, dado que en ocasiones nos toca atender público con discapacidad auditiva y la barrera principal es comunicarse con ellos. Ahora contamos con herramientas para hacerlo, y en terreno nos pudimos comunicar gracias a este curso. Es un primer paso, es un buen avance, es súper importante romper la barrera del lenguaje”.