Inicio


La Asamblea General de las Naciones Unidas

Declaró por unanimidad el 2 de abril como el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, con el objetivo de visibilizarlo en la sociedad y promover así la inclusión social de las personas que viven con trastorno del espectro autista (TEA). En Los Andes no quisieron quedar fuera de esta importante fecha y el color azul característico fue mayoría en la actividad desarrollada por el Consejo Asesor de la Discapacidad del municipio andino.

En Plaza de Armas se reunieron diversas instituciones educativas que trabajan en torno al TEA, como Escuela Valle Andino, Escuela Mundo Color, Fundación Intégrate a mi Mundo, Escuela de Lenguaje Celán Paicaví, Biblioteca Municipal y el Programa de Integración Escolar PIE.

Susana Hormazábal, presidenta del Directorio de la Fundación Intégrate a mi Mundo declaró la importancia de este día, ya que “Por fin hoy somos visibles, somos visibles para Chile, en Los Andes, somos visibles para el mundo. El color azul hoy se lleva y eso implica que muchas más personas están interiorizadas en el tema. Generalmente el resto de los 364 días somos invisibles, pero hoy brillamos, es un día importante para nosotros porque logramos llegar a las demás personas y enseñarles lo que es el autismo y crear conciencia”.

Rosa López, coordinadora comunal del Programa de Integración Escolar (PIE), detalló que la integración es un camino que llevan hace años como Consejo Municipal de Discapacidad: “De lograr que la comunidad entienda de que el niño con espectro autista no es que quiera ser así, sino que su diagnóstico a veces no le permite adaptarse a diversas situaciones. Estas actividades masivas permiten que la comunidad conozca y hagamos todo lo posible por la inclusión social que es lo que buscamos día a día”.

Por su parte Soledad Orellana, jefa UTP de la Escuela Celan Paicavi, señaló que el establecimiento desde el año 2010 recibe a niños con TEA: “Pequeñitos desde los 2 años donde trabajamos la estimulación temprana de los chicos que están recién diagnosticados. Junto con educadora diferencial, terapeuta ocupacional, fonoaudióloga, los preparamos para la inclusión, tratamos el lenguaje y trastornos sensoriales que requieren atención específica”.

En tanto María José Varas, educadora diferencial de la Escuela Mundo Color, dijo que desde este año se suman como establecimiento a trabajar con trastornos del espectro autista: “Estamos con todas las pilas, con todas las ganas de poder entregar a los chiquillos y a la comunidad una nueva alternativa para quienes presentan TEA. Trabajamos con un equipo multidisciplinario, todos enfocados en el mayor desarrollo de sus habilidades y una calidad de vida acorde a lo que ellos necesitan”.

Por la noche el edificio municipal se iluminó de azul, sumándose a la campaña de sensibilización de carácter internacional conocida por sus siglas en inglés LIUB (Light It Up Blue) (Ilumínalo de azul, en español).