Noticias

Emblemática institución abre sus puertas a la comunidad

Con muestras de sus distintos talleres y especialidades el Liceo América de Los Andes realiza su shopping pedagógico, esta vez en su quinta edición, oportunidad en que otros establecimientos de la comuna pudieron conocer la oferta educativa que el establecimiento tiene para ofrecer.

Desde temprano estudiantes de distintas unidades educativas de Los Andes se dieron cita en el Liceo Politécnico América, con motivo de la jornada de puertas abiertas que realizó la unidad educativa, donde los mismos alumnos guiaron sala a sala a sus pares de otras escuelas y liceos.

Talleres de música, robótica, artes marciales, entre otros y junto a las especialidades técnicas de electricidad y construcción capturaron la atención de los visitantes, quienes pudieron presenciar las oportunidades de estudio que el liceo entrega.

“Estamos en una condición bien favorable como Liceo América. Estamos con un proyecto contundente con AngloAmerican y hay mucha gente que nos está mirando de buena forma. Habilitamos 90 cupos para primero medio y hay harto interés. Creemos que este año será el año del alza de matrículas y eso nos tiene bien contentos. Es decir el shopping pedagógico es la puerta de entrada a la matrícula del colegio”, afirma Franco Núñez, director de la unidad educativa.

Los alumnos y su experiencia

Murales históricos, exposiciones en maquetas y líneas de tiempo con datos históricos precisos son parte de lo que se exhibe en la jornada de puertas abiertas. Estas estaciones no son simple decoración, son parte de los trabajos de investigación de los diferenciados de humanidades y ciencias, claro ejemplo de los productos generados por el sistema de aprendizaje basado en proyectos (ABP).

Eduardo Maureira, estudiante de segundo medio, es parte de la comitiva que recibe a los niños y niñas de otros establecimientos. Atentamente responde las dudas que se le preguntan y muestra los proyectos que su grupo de trabajo ha realizado desde la puesta en marcha de la metodología de ABP, modalidad pionera en la educación nacional.

“Ha sido un cambio demasiado positivo. Hemos notado que muchos niños que no aprendían, que no querían estudiar, ahora se motivan a trabajar en clases. Ponemos en práctica la didáctica para motivar a los demás a trabajar. Las pruebas existen y se hacen al final del proyecto, para ver qué hemos aprendido, en qué cosas nos equivocamos, para que nos demos cuenta y aprendamos de forma más rápida”, comenta el alumno.